Pasteles Borrachos

¡Hola cocinillas! ¿Cómo estáis? Menuda receta que os traigo hoy. De las que vais a repetir seguro. Guardadla como oro en paño, porque es un tesoro. Desde hace tiempo mi marido me esta comentando que tenía muchas ganas de que hiciera una receta de bizcocho o pastel borracho, y lo cierto es que no encontraba la receta perfecta, la que dejara a todo el mundo contento con el resultado.

Pasteles Borrachos-14

Me gusta mucho leer blogs de muchas nacionalidades, blogs españoles, en general, me gusta leer muchísimo y cotejar recetas. Hay veces que una receta es en plan: lo que te venden en Amazon y lo que te llega, es decir, que ni por asomo, que ni aún poniendo toda la voluntad del mundo, te sale lo mismo que aparece en las fotos. Y así, leyendo y sumergida en Pinterest, una de mis redes sociales favoritas (aquí os dejo el post donde os contaba cómo era mi rincón de Pinterest, el post es de 2012 :-O), me topé con esta receta del de Maria Lunarillos. Una tienda especializada en productos de repostería. Por si no lo sabéis, en el blog de María Lunarillos, escriben muchos de los mejores blogueros de la escena, y en particular, esta receta, es de Miriam, del blog, El invitado de invierno. Mi puntuación de la receta, no es que sea un 10, le doy un 100. En serio, probadla y contadme.

Pasteles Borrachos-15

Pasteles Borrachos

Receta de Miriam de El Invitado de Invierno

Ingredientes para unos 14-16 pasteles

Bizcocho:

  • 4 huevos L a temperatura ambiente
  • 120 gr. de azúcar
  • 120 gr. de harina de repostería

Almíbar de calar:

  • 250 gr. de agua
  • 200 gr. de azúcar blanquilla
  • 100 gr. de ron Blanco (el mío, Bacardi)
  • 20 gr. de vino Moscatel (el original decía Cointreau)

Crema pastelera:

  • 150 gr. de leche entera
  • 150 gr. de azúcar
  • 2 huevos L
  • 20 gr. de harina de maíz, tipo Maicena

Caramelizado:

Azúcar blanquilla

Pasteles Borrachos-1

Preparación del bizcocho:

Precalentamos el horno a 180ºC.

Lo primero que tenemos que preparar es el bizcocho, que nos servirá de base para nuestro pastel. Yo forré un molde rectangular de los de pan, con papel de horno y reservé.

Pesamos los ingredientes para el bizcocho: la harina, la tamizamos y reservamos.

Cascamos los huevos en un bol y añadimos el azúcar. Aquí utilicé la KitchenAid para montarlos, pero podéis usar una batidora de varillas. La idea es que triplique el volumen y la masa quede aireada y blanquecina.

Agregamos la harina y, con una espátula, vamos a remover con delicadeza, haciendo movimientos envolventes. Yo lo hago de abajo hacia arriba sin mucha brusquedad, rebañando el fondo de tanto en cuanto. Ponemos la mezcla en el molde y horneamos 30 minutos a 180ºC, en el tercio inferior del horno.

Para comprobar que está hecho, pinchamos con una brocheta el bizcocho, si sale limpia, lo sacamos. Yo lo desmoldé tirando del papel, y lo pasé a una rejilla para que se enfriara por completo.

Una vez frío, nosotros emparejamos los lados y cortamos rebanadas de unos 3 cm que a su vez, cortamos por la mitad, a lo alto. Reservamos.

Preparación de la crema pastelera:

En un cazo ponemos la leche con la maicena y con unas varillas, removemos para mezclar, hasta que no queden grumos.

Agregamos los huevos y el azúcar (abos batidos previamente un poco juntos) y calentamos a fuego bajo sin dejar de remover con unas varillas o una espátula de silicona, hasta que veamos que espese y hierva. Dejamos el punto de hervor un minuto, sin dejar de remover, y retiramos. Tapamos con plástico en contacto con la crema (lo que se llama a piel, para que no forme costra), y dejamos enfriar por completo.

Preparación del almíbar de calar:

Ponemos los ingredientes del almíbar en un cazo, al fuego, y cocemos suavemente unos minutos. Dejamos que se temple un poco antes de bañar los pasteles.

Introducimos cada bizcocho en el almíbar y lo ponemos a escurrir sobre una rejilla. Así repetimos la operación con todos los bizcochos.

Espolvoreamos un poco de azúcar, una cara de los bizcochos y vamos a caramelizar con un soplete o con un quemador de los de toda la vida, yo lo hice con un soplete. Así vamos a crear una capa dura, que hará de base al pastel y le dará firmeza.

Pasamos la crema pastelera a una manga desechable con una espátula de silicona, cortamos el borde y bajamos la crema. Les damos la vuelta a los pasteles, para poner la crema en la cara que NO hemos caramelizado.

Ponemos la crema pastelera en una capa de aproximadamente medio centímetro o si os gusta un poco más, pues un poco más, pero la crema va justa para esa cantidad de bizcochos.

Espolvoreamos una cucharadita de azúcar sobre la crema pasteles y vamos a quemar y caramelizar con el soplete de nuevo. Como dice Miriam, hay que hacerlo por tandas. Nosotros lo fuimos haciendo de uno en uno, para que la humedad no absorbiera el azúcar, y obtener mejor resultado.

Cuando hemos puesto la crema y lo hemos caramelizado, los pasamos a unas cápsulas de magdalenas. Éstas que veis aquí las compré en Nueva York en William Sonoma y son preciosas.

Nota: Al llevar crema pastelera debemos meterlos en la nevera para conservarlos y consumirlos en corta fecha…pero os lo aseguro, no durarán nada ;-).

¡Maravilla!

XXX. Inmiki López.

Pasteles Borrachos-3

 

Si te ha gustado, deja un comentario. Los leo todos y me encanta que tengáis unas palabras o un pensamiento que comentarme. Muchísimas gracias