Tipos de Cebollas: sus usos en cocina

Llevaba tiempo queriendo poneros este post, porque a mi me pasa como seguramente os pasa a vosotros.

Muchas veces vamos al supermercado, y cogemos las típicas cebollas, pero al lado están las chalotas, las moradas, las dulces…total, que siempre vamos a lo seguro pero, ¿alguna vez os habéis planteado si usamos la cebolla correcta con el plato correcto? Yo me lo he preguntado un millón de veces y tengo que decir que he descubierto el uso de algunos tipos de cebolla, relativamente hace poco tiempo.

Así que bueno, espero que os sea de ayuda y que os sirva para lanzaros a probar nuevas recetas y nuevos retos culinarios con las cebollas. ¿Preparados?

 

Cebolla amarilla:

Cebolla amarilla

La más conocida mundialmente, la que encontramos en todos los supermercados en tubos, en bolsas, sueltas. La que más se cocina, sin duda alguna. Tiene finas capas de carne blanca y una piel de color amarillenta tirando a marrrón. Es una variedad muy astringente pero también tiene mucho azúcar. Al ser cocinada ese punto astringente se vuelve bastante dulce y suele tomar un suave color marrón.

Sus usos más comunes: asados de carnes. platos de carnes a la brasa, acompañamiento para salchichas como aderezo de salsas, en sopas, en estofados…infinitas posibilidades.

Cebolla Roja o Morada:

Cebolla morada

Ésta es quizás la variedad que mejor sabe y sienta para comerla cruda.

Las cebollas rojas son las más suaves, en cuanto a sabor y añaden un toque de color a cualquier plato. Es fresca y un poco dulce, con un regusto ligeramente amargo. No es tan picante como una cebolla amarilla (léase: menos “aliento de cebolla” y menos lágrimas mientras se corta), pero todavía tiene un sabor muy fuerte.

De tal forma que sus usos más comunes suelen ser: guacamole, ensaladas, sandwiches, para hacer encurtidos con ella, ya que su sabor es suave y más delicado.

 

Cebolla Blanca:

 

Cebolla blanca

Es la más crujiente en cuanto a textura y de sabor más intenso. Las que más se usan, sobre todo en la cocina Mexicana (además de la morada). Son más grandes que otras variedades y tienen una piel más fina, casi como si fuera papel. También son astringentes pero no demasiado dulces y son muy crujientes debido a su alto contenido en agua.

La podemos usar, con buenos resultados en chutneys, salsas y está especialmente indicada para salteados de verduras o tipo wok. No fallaréis con ella.

 

Cebolla Dulce:

 

Common onion - Allium cepa

Es la segunda más versátil en cocina, La mejor para freír, en todas sus formas y vertientes: aros de cebolla, gratinados y para también acompañar verduras salteadas.

Es muy similar a las amarillas pero los sabores son diferentes y se usan mejor para otro tipo de platos, como os he comentado. La cebolla dulce tiene capas finas, lo que la hacen perfecta para cortarse en aros, y es bastante dulce comparada con otras cebollas. Además es perfecta para la “Sopa de Cebolla” al estilo francés. También va fenomenal con verduras asadas y en platos que requieran gratinarse. En otros países se las pueden encontrar con otros nombres como: Vidalia o Walla Walla.

 

Chalotas:

 

 

Chalotas

Sinceramente yo las empecé a usar cuando me leí el libro de recetas de Julia Child, ya que ella las usa muchísimo y en la cocina francesa son un clásico.

Aunque una chalota no es técnicamente una cebolla, tiene un sabor similar y es menos cargante que una cebolla normal. Su sabor es más ligero y más sutil, de ahí que se use mucho para la alta cocina. Las Chalotas crecen en racimos con múltiples dientes, como el ajo, pero su sabor es muy similar a la de una cebolla roja suave. Es dulce con un poco de picante. Las chalotas son la mejor opción para la vinagreta y mignonette (una vinagreta muy gruesa que se come con las ostras y otros mariscos), o en salsas de vinagre cocidos (como glaseado balsámico o gastrique). Las chalotas son también perfectas para la elaboración de quiches u otros platos de huevo, ya que son más pequeñas que las cebollas y no son tan gruesas, además de tener un sabor más fino y delicado. También, las chalotas en en rodajas finas son una gran guarnición simple para platos de verduras, ya sea cruda o frita, y para los guisos de cazuela enriquece mucho el sabor.

Bueno, espero que os haya gustado este pequeño post. Seguro que muchos de vosotros usáis más de una variedad. Yo me he hecho una gran aficionada de las cebollas moradas y las chalotas, que son mis favoritas. ¿Cuál es la vuestra?

XXX

Inmiki

Cebollas

5 pensamientos en “Tipos de Cebollas: sus usos en cocina

  1. Jose

    Buenos dias Imma.
    Excelente articulo q sirve de mucha ayuda para los aficionados a la cocina de cara a mejorar nuestras recetas y disdrutar de ellas en nuestros paladares.
    Pero si hubieras incluido en este articulo las CEBOLLETAS o cebollinos largos te hubiera quedado completo del todo.
    Muchas gracias por compartir tu sabiduria de cara a la cocina

    Un saludo

  2. Jose

    Yo utilizo la cebolla blanca D.O.P. de Fuentes de Ebro es una cebolla dulce y no pica nada, lo normal es utilizarla en ensaladas pero yo la uso para todo porque además la tengo en el huerto, jejeje.
    Saludos.

  3. Inma Autor

    Muchas gracias Kesito!! La verdad es que yo también era muy clásica, pero ahora uso más que antes las posibilidades que nos da la cebolla y si hay alguna receta que como tú dices, nos especifica ya me voy a lo que me dicen, en plan alumna aplicada ja ja ja. Muchas gracias corazón! Kisses a porrón!!!

  4. Angeles de kesito

    Anda, pués son unos consejos muy buenos Inmiki. yo utilizo siempre la normal para todo, las demás, sólo cuando he elaborado alguna receta con la que te menciona el tipo de cebolla. Pero vamos, muy poquitas veces!!
    Besazos a mogollón!!

Si te ha gustado, deja un comentario. Los leo todos y me encanta que tengáis unas palabras o un pensamiento que comentarme. Muchísimas gracias!!!!!